4.4.11

Invitación (cuando lo increíble se torna tangible y un simple hábito funde las almas de los peregrinos)

"... yo no sé muy bien... si amor se escribe así..."



Aligeraba los pasos hasta llegar al encuentro pactado. Recuerdo con precisión el momento de tu llegada, casi sin procurar el contacto y, aunque estabamos llenos de miedo, de sólo saber que ese instante llegaría, nos decidimos a nacer del otro.

Y llegó el choque de planetas, el receso hasta volver a intentarlo; parecíamos absortos, maníacos de la presión sobrepresionada, un segundo más tarde no hubiera importado... todo estaba por comenzar al fin.

Cuando tu cabello comenzó a caer por sobre tus hombros, supe que era demasiado tarde y que la quietud reinante empezaba a mostrar signos de arrepentimiento, como si a todo lo afectara ese latido inesperado. Todo estaba penoso aquella tarde, me invitabas a observarte con cada silencio que proponías. Y estabas tan inmensa al fin...

Hacía un tiempo que nublaba mi destierro, no querría ofrecer nada, era solo una sombra exánime y obsoleta; mis palabras estaban abyectas y cargadas de veneno y, sin embargo, tus manos ofrecían refugio para mi empolvada prosa.

No fue muy amable mi presentación, me hallaba lúgubre, sediento, no podría decir nada aunque lo intentara – perdóname amor por ello – y mi cielo había caducado ya.

Se marchó el domingo soporífero, mis esferas comenzaron a temblar.

La tarde había transcurrido entre conversaciones banales y clarividencias abundantes, cuando parecía que podríamos cruzar palabra, algo se interponía como por arte de magia. Pero, pese a la abulia hegemónica, logramos arrancarnos aunque sea la percepción... y comenzaron a desfilar: Pink Floyd, las artes, el amor, la condición humana, el reino del saber, el contexto actual de la etnia africana. Te llamaba, aunque te negabas, a interactuar en la más extraña noche de mi devenir; Te asumías irresponsable e insana, eso era suficiente para culminar mi búsqueda, pues lo que creía no existente, pasó a formar parte de la secuencia.

Había pasado los últimos meses intentando seguir con el deseo de encontrar ese motivo importante, que me llevara a dar un nuevo paso en mi derrengada vida. Mientras lo intentaba, procuraba que fuese lo más semejantemente posible y parecido a lo que aquella mujer misteriosa me ofrecía aquella velada.

Después de dar miles de vuelcos, comencé a sospechar que no sería fácil hallar refugio para mi efusividad.

Ante cada situación semejante, mis astros comenzaban a rabiar fulgurosamente, como invitando a decirnos todo y nada a la vez. Al partir, entendí que su comparecencia me había cautivado y que ya nada sería tan maravilloso al compararlo con aquel recuerdo que, aún hoy, se halla muy profundamente naturalizado en el fondo de mi pensamiento.

Desde ese momento y en adelante, sabría que las noches posteriores serían insignificantes ante la omnipresencia de ese instante en que fuimos centenares de millones de átomos, en busca de la efervescencia pletórica.

Al comenzar la caminata que me devolvería al aburrimiento hogareño, sentí que ansiaba llegar, pues necesitaba crear algo que la hiciera inmortal, póstuma, “multiúnica”... y mientras iba bocetándola en distintas formas, me endulzaba con el recuerdo de su timidez, con el ámbar profundo de sus ojos, con el colosal fervor de su ignífuga mirada. Parecía desear ser un artista que la esculpiera en forma de musa, pues comencé a imaginarla dormida en campiñas europeas, o quizás en sabanas africanas, aunque la veía más hermosa al imaginar su cadencia en fondos decorados por los inmejorables valles calchaquíes.

Cuando entré a mi casa, y después de extrañarla con nostalgia, me senté en mi escritorio a amarla, a disfrutar del frenesí que sus manos irradiaban.






PRIMERA PARTE DE UNA GRAN HISTORIA... LO DEMAS... VENDRA CON EL TIEMPO... VOS SABES QUE SOS PARTE DE ESTA HISTORIA... PROXIMAMENTE LO QUE RESTA DE LA HISTORIA... PERO ESO... LO TENGO RESERVADO PARA VOS... PORQUE ESTOY RESERVÁNDOME PARA VOS.



2 comentarios:

JADE dijo...

our love is like water
pinned down and abused for being strange
our love is no other
than me alone for me all day
our love is like water/angels

pinned down and abused

all over you, all over me
the sun, the fields, the sky
I've often tried to hold
the sea the sun, the fields, the tide
pay me now,
lay me down

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Estoy reservándome para vos...
Quiero que lo sepas, mi amor.

No me interesa nada más.

=)

Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas,arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo...

ALLEN GINSBERG "AULLIDO"