8.2.13

HOY A LA TARDE

Hoy sombras de atardecer que preanuncian el letargo... Hay un largo cancionero camino a casa, un millón de posibilidades de morir en medio de tanta tristeza.
Hay un lector y un camino, hay un dolor y un suicidio, la simultaneidad del sincero segundo en que las posibilidades se extienden.
Hoy te premio por el gesto de admirarme aunque sea un suspiro... mi pluma siembra las líneas que tu lectura recogerá.
Vos me animaste, me diste un empujón más, me sorprendiste... 
Yo simplemente conjugué unos versos, ocupé un espacio silencioso, una noche en vela.
Yo te regalo esta humilde prosa a cambio de que sonrías todos los días.
No quiero deslumbrarte porque tal vez ya deslumbres, no quiero coronarte porque quizá no necesites corona para ser importante en este mundo, no hago más que resucitar tus palabras que me hicieron bien cuando más lo necesitaba.
Agradecer es de mundano que anda y divaga por la atmósfera de las metáforas... 
Yo recuerdo y el llegarle a alguien con algo tan simple como una historia, es suficiente para reemprender la vida, luego del ostracismo.
Me levanté y anduve, me desperecé y seguí... hoy atardece, mañana quizá también... 
Te lo regalo porque fuiste vos, porque sentí las ganas o la curiosidad de imaginarme esto como un presente.
En medio de tanto abrazo falaz, te abraza mi creación... si te hace cosquillas, se habrá cumplido.
Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas,arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo...

ALLEN GINSBERG "AULLIDO"